Sub-cabecera

Citado en el libro "De qué hablo cuando hablo de correr" H. Murakami

miércoles, 2 de octubre de 2013

No es que no me fíe, es que me dibujaron así.

Esta mañana al poco de leer esta noticia en el diario ABC (reproduzco el primer párrafo):

"El Ministerio de Educación ha querido tomar la iniciativa en el proceso de digitalización de las aulas y presentó ayer a las comunidades autónomas la puesta en marcha de una plataforma digital única para el acceso de alumnos, padres y docentes a recursos digitales. Con el futuro«Punto neutro», que es el nombre que recibirá la plataforma, se pretende abaratar el coste del material escolar, sobre todo en libros, y facilitar la transición al entorno digital.
El consejero de Educación de Castilla-La Mancha, Marcial Marín, aventuró que la «mochila digital» —la sustitución de los libros en papel por contenidos en soporte digital— supondrá un ahorro del 75 por ciento del gasto en material escolar para las familias, una estimación con la que Wert se mostró de acuerdo, aunque sin dar una cifra por cerrada"

un periodista de Europa Press me ha preguntado mi opinión, y se la he dado: un sinfín de preguntas. Cuando una persona, que me quiere y me conoce bien, ha leído la transcripción de esa opinión, me ha recomendado que escribiera este post para explicar con calma las cosas, porque en su opinión, alguien podría interpretar que, simplemente, me cae mal el señor Wert y pienso que todo lo hace mal.
Con estas palabras en mi cabeza he releído la nota de prensa y no he podido sino darle la razón. Efectivamente puede parecerlo, pero sr Wert, yo no le odio, ni siquiera creo que lo haga todo mal. No lo sé, no le conzco, nunca he tenido noticias de usted.
Y por eso quiero exponerle mis preguntas, y los indicios que me conducen a ellas. Por si hubiera suerte y leyera usted estas letras.


El pasado 24 de septiembre el Congreso aprobó, con los votos de su grupo, una enmienda transaccionada (con modificaciones acordadas) sobre préstamo gratuito de libros de texto y otros materiales curriculares. El punto 5 reza así:

5. Promover el desarrollo de materiales didácticos digitales de apoyo gratuitos, homologados por las administraciones educativas, a disposición de escolares y docentes."

En la propuesta originalel mismo punto decía lo siguiente:

5. Promover el desarrollo de materiales didácticos digitales gratuitos, homologados por las administraciones educativas, a disposición de escolares y docentes.

Seguro que percibe la diferencia entre ambas y entenderá mi inquietud

Si hubiera podido hablar con usted o con alguien de su ministerio, tal vez habría podido explicarle, que el objeto de tanta insistencia por mi parte, no era otro que tratar de conseguir de alguna manera, que los libros que les exigen a los niños en los colegios no supongan una dificultad para ninguna familia, tengan el nivel adquisitivo que tengan, ni un derroche para las arcas públicas y privadas, y por supuesto para el planeta. Que el derecho a la educación (obligatoria) en pie de igualdad no dependiese tanto, de lo "majo" que fuese el administrador correspondiente y de las becas que pudiese o quisiese otorgar en función del presupuesto. Ése y no otro, era y sigue siendo, el objetivo. En forma de ley o de sentido común, pero real.
Y por eso me ha inquietado tanto leer esa noticia. Porque yo hubiera deseado que fuese menos ambigua, que se pareciese un poco más a esta otra del día 25 de Junio del periódico El País (reproduzco dos fragmentos del texto completo):

"El Departamento de Educación de Los Ángeles acaba de dar un paso innovador en el segundo mayor distrito escolar de la nación, un paso que sustituye el libro de texto en papel por su descarga a través del iPad. Lo atestigua la aprobación de un presupuesto inicial de 30 millones de dólares para la compra de una primera remesa de más de 31.000 iPad destinados a los alumnos de las escuelas públicas (...) Lo que él (Steve Jobs) quería era cambiar el proceso de certificación para la venta de libros, a través de la descarga de libros de texto gratis en la tableta de Apple”


Esta segunda noticia no me genera dudas. En el país más capitalista del mundo cuando quieren digitalizar la "cosa" educativa, crean libros gratuitos y poco a poco van dotando a los chavales del "libro" que necesitan para trabajar, es decir la tableta. Como son americanos, eligen un ipad, y está bien, tecnología casera y además, cumplen lo que dicen que era el sueño del fundador de apple.

Pero como le digo, la otra noticia, la nuestra, me crea muchísimas dudas y voy a tratar de resumirlas lo más clara y brevemente que pueda:

1.-Hablan de contenidos en soporte digital y dicen que supondrán ahorro frente al libro de papel para las familias. Esto es algo lógico puesto que los gastos de producción son ínfimos en comparación con el formato tradicional, y no hay gastos de distribución ni intermediarios. Entonces, ¿parece que seguimos pensando que pagarán las familias? (*) ¿el precio de estos libros digitales será ínfimo también? ¿Se podrán comprar en otros distribuidores on line?

2.-En consonancia con la filosofía de lo aprobado en la Proposición no de Ley, las licencias de esos contenidos digitales: ¿podrán heredarlas los hermanos?, ¿se comparán por 5 años?, ¿podrán pasar a formar parte del "banco de libros" del centro escolar y reutilizarse durante 5 años como mandará, si nadie lo impide, su próxima ley de educación? o por el contrario ¿habrá que renovar esas licencias y se cambiará de libros por muy digitales que sean, cada año?

3.-Esos contenidos digitales necesitan un soporte físico. Me atrevería a decir que una tableta (porque se lo he escuchado decir a usted y a la consejería de educación de la Comunidad Valenciana). Esa tableta, que será imprescindible para acceder a esos libros, que espero baratísimos y reutilizables durante 5 años, ¿tendrán que comprarla las familias o serán propiedad de los centros? 

4.-Si no perteneciesen a los centros: ¿servirá una tableta cualquiera, o habrá que adquirir el modelo y marca que indique el centro escolar?

5.-¿Y el software que se utilice, si se necesita alguno, será libre o habrá que comprarlo también?

6.-Los seguros. Sabe usted lo que se rompen y pierden esos chismes. A principio de legislatura tuvimos fritos a los diputados porque fueron muy despistados con los ipad que les proporcionó la administración. Y ¿qué pasará cuando se estropeen, pierdan o si sufren un robo? Son dispositivos electrónicos caros sr Wert, y hablamos de niños, habrá que asegurarlos. Eso también habrá que ponerlo en la cuenta de las familias.

7.- ¿Será imprescindible con la nueva mochila que los niños tengan conexión a internet en sus domicilios? y si es así ¿cómo lo solucionaremos?

Un montón de preguntas, porque en esa noticia que mostré al principio, no me queda claro que el objetivo perseguido sea que los materiales que se consideren imprescindibles para la educación obligatoria de los niños, estén a su disposición en los centros. Y me da miedo, he de confesarlo, que cambiemos la herramienta para seguir manteniendo el mismo sistema que nos causa tantos problemas. Un montón de preguntas que según cómo se resuelvan, afectarán al bolsillo de las familias y al acceso de los niños a los materiales obligatorios y que si se resuelven mal pueden simplemente ponernos en la misma situación en la que estamos hoy, pero en formato digital.


(*) No olvidemos que durante años el Ministerio de Educación ha destinado millones de euros al año a la compra de libros de texto, a través del cheque directo de compra o a financiar programas como el de la Comunidad Andaluza

Nota: He encontrado esta "nota" de Brett Clark Bill Ferriter en el blog de Jordi Martí  y me pareció muy ilustrativa del tema.









5 comentarios:

  1. Felicidades por el artículo Elena. Creo que somos muchos los que coincidimos con tus apreciaciones. A mi también me surgen muchas, muchas dudas y es que creo que una vez más comenzamos a hacer la casa por el tejado.

    Dada la premura de tiempo con la que se quieren hacer las cosas, y visto como funcionan partidos políticos e instituciones, me planteo si no habrá ya alguna editorial con todo el material preparado y dispuesto frotándose las manos por el negocio que se les avecina.

    ¿El curso que viene no habrá ya libros en papel en los colegios? ¿se habrán sustituido por el pdf correspondiente?

    ¿Estos nuevos libros los compramos o simplemente nos los alquilan por un curso? ¿Me los podré llevar a otro dispositivo? ¿qué ocurre si "se pierde", me lo reponen, tengo que volver a comprarlo?

    Estoy convencido de que cambiar papel por formato digital por sí mismo no supone mejora en la educación, y no tengo tan claro que haya un ahorro considerable de dinero. Los libros digitales en España tienen un precio bastante elevado, en las novedades editoriales el ahorro entre comprar el libro en papel o en formato electrónico raramente pasa del 25%.
    ¿Habrá precio fijo en estos materiales? ¿quién los podrá vender? Hay muchos colegios concertados y públicos, también Ampas que han hecho de la venta de libros una forma de financiación importante, ¿algo que decir al respecto?

    Como bien planteas, demasiadas dudas.

    ResponderEliminar
  2. Muy bien visto, y tus comentarios me hacen preguntarme a mi vez: ¿podrán las AMPAS organizarse para comprar en bloque para sus asociados como hacen con los libros que quieren reutilizar?
    No parece que hayan entendido la filosofía. O a lo mejor sí, la han entendido pero estamos a otras cosas. Me da miedo que acabemos pagando, tabletas, pdf´s y cuadernillos, habremos hecho el pan con unas tortas. Espero que cuando esto se ponga en marcha, no cambien las necesidades y las familias en vez de pedir ayuda para libros, acaben teniendo que pedir ayuda para comprar tabletas.
    Gracias José Luis

    ResponderEliminar
  3. Querida Elena,
    Es sensacional que escribas todas estas inquietudes porque la "modificación" de la propuesta original da miedo. Yo entiendo que quieren perpetuar el negocio de los libros de texto en lugar de facilitar la difusión gratuita de libros.
    Echo de menos en tus escritos (te sigo desde hace más de un año) las referencias a los libros de texto con licencia Creative Commons, que aseguran la difusión gratuita.
    En España ya hay dos proyectos en marcha: Apuntesmareaverde.org.es (desde 2011) con nueve libros de texto en PDF y http://recursostic.educacion.es/secundaria/edad/ (desde 2008) con veinte libros de texto en HTML.
    El primero lo desarrollan profesores voluntarios en su tiempo libre, y el segundo lo desarrolla el propio Ministerio de Educación con profesores probablemente retribuidos.
    El primero está aumentando la producción y los colaboradores poco a poco y el segundo no publica nuevos libros desde hace más de un año.
    Te recomiendo echar un vistazo a los libros de Lengua de la Marea Verde para que veas que el negocio de los libros de texto tiene alternativas reales.

    ResponderEliminar
  4. Buenas tardes Elena,

    Soy estudiante de 3º de Periodismo y estoy haciendo un reportaje sobre la venta de libros de segunda mano. Me sería de gran ayuda poder entrevistarte acerca de tu iniciativa ''Por un precio justo de los libros de texto''. ¿Podrías facilitarme un email para ponerme en contacto contigo?

    Muchas gracias,
    Sabela Valcárcel

    ResponderEliminar
  5. Hola Sabela, puedes escribirme a inquietanzas@gmail.com

    Gracias a ti

    ResponderEliminar